Hace años descubrí el libro escrito por Anna Salvia Ribera Viaje al ciclo menstrual, me pareció un libro imprescindible. En febrero la escuché hablar sobre cómo acompañar la sexualidad durante la adolescencia en una charla organizada por la escuela Congrés Indians en Barcelona y quedé encantada con su forma de entender la educación sexual y su forma apasionada de transmitirnos lo que sabe. 

Cuéntanos un poco de ti Anna…

Me llamo Anna Salvia, soy psicóloga y me he especializado en educación y salud sexual. Hace diez años que trabajo facilitando charlas, talleres y formaciones sobre sexualidad con personas de 9-90 años. También he ejercido de terapeuta. Soy autora de Viaje al Ciclo Menstrual y de la guía didáctica de El Tesoro de Lilith.

¿Por qué decidiste profundizar en el ciclo menstrual?

La necesidad de conocer el ciclo menstrual llegó a mis 24 años de la mano de varias situaciones. Aunque ahora veo que todo empezó mucho antes, se concretó justo después de tener a mi primera hija, cuando empecé a dar talleres sobre anticoncepción a adolescentes. Este trabajo me obligó a tener que entender exactamente cómo funcionaban los anticonceptivos, así que para entender los anticonceptivos tuve que ir a la raíz: el ciclo menstrual y el ciclo reproductivo. Fue una investigación mucho más complicada de lo que parecía a simple vista y con ella cambió radicalmente mi vida, porque aprendí a cooperar con mis ciclos.

Sexducacion.Entrevista Anna Salvia

En seguida me di cuenta de que ese conocimiento era una piedra angular de la vida de las mujeres y que el hecho de que estuviera oculto dificultaba muchísimo nuestro día a día. ¡Así que no tuve otro remedio que dedicarme plenamente a divulgarlo y seguir aprendiendo!

¿Tienen una buena información las niñas sobre su ciclo menstrual?

Puedo hablar de las niñas catalanas, que es la realidad que conozco bien, y la respuesta es un contundente no. La mayoría lo único que saben es que las mujeres tienen la regla de vez en cuando y en esos días usan compresas o tampones (algunas pocas también conocen la copa menstrual). También suelen asociarlo con malestar, incomodidad y vergüenza y cuando ya tienen más de nueve años saben que van a empezar a tener la regla durante la adolescencia. Ah! Y que la regla tiene algo que ver con el embarazo.

Resumiendo, saben poco menos de lo que saben el resto de mujeres catalanas.

¿ Los niños?

Los niños saben más o menos lo mismo pero externalizan de forma más exagerada que la menstruación les parece algo sucio y asqueroso.

¿Y las personas adultas?

En general, también. Quizás tienen un poco más de conocimiento empírico sobre como la regla afecta al estado físico, mental, emocional y sexual de las mujeres. Pero es un conocimiento muy pobre y muy negativo.

En tu opinión, ¿qué aspectos tenemos que tener en cuenta a la hora de hacer una buena educación sexual?

La educación sexual empieza justo después del nacimiento y se basa en el conocimiento de nuestra sexualidad en todas las dimensiones del ser humano: física, emocional, mental y espiritual. Las personas necesitamos entender perfectamente cómo funciona la sexualidad y nuestros órganos sexuales para poder hacer con este ámbito de nuestra vida lo que creamos conveniente en cada momento.

Necesitamos saber las reglas del juego de la sociedad en la que vivimos, por ejemplo, que no nos tocamos los genitales en la intimidad, que los juegos sexuales sólo pueden hacerse con personas de la misma edad, que la mujer, y no el hombre, es quien decidirá si abortar o no, etc.

Necesitamos conocer detalladamente nuestro aparato sexual y el del otro sexo y su relación con las sensaciones, la mente y las emociones, que no sea un conocimiento teórico sino integrado.

Necesitamos conocer los ciclos femeninos y las etapas sexuales.

Necesitamos entender el enamoramiento, las emociones y necesidades, las relaciones humanas, la comunicación, etc.

Necesitamos conocer la diversidad sexual para poder aceptarnos y aceptar a los demás.

Y sólo después, podremos aprender los recursos que tenemos para gestionar la fertilidad y evitar las infecciones de transmisión sexual. Sin embargo, actualmente la educación sexual que se imparte se basa en explicar la fecundación a nivel micro y a mostrar la existencia del preservativo, poco más.

¿Cuál es la mayor satisfacción que te aporta tu trabajo?

La mayor satisfacción que me aporta mi trabajo es contribuir a que cada día más personas se sientan seguras y confiadas con su sexualidad, dicho de otro modo, que la sexualidad deje de ser una fuente de angustia y miedo.